Garantizando la calidad del agua potable en México: Consejos prácticos conforme a la NOM-201-SSA1-2015

Compartir

Twitter
Facebook
LinkedIn

El acceso a agua potable de calidad es crucial para nuestra salud y bienestar. En México, la Norma Oficial Mexicana NOM-201-SSA1-2015 establece los criterios de calidad para el agua destinada al consumo humano. Esta norma garantiza que el agua que llega a nuestros hogares sea segura para beber y cumpla con estándares rigurosos.

Para asegurarte de que el agua que consumes obedece estos estándares, lleva a cabo las siguientes recomendaciones que abordan diferentes aspectos clave conforme a la NOM-201-SSA1-2015.

  1. Aspectos Microbiológicos: La norma establece límites estrictos para la presencia de microorganismos patógenos en el agua potable. Asegúrate de que el agua sea sometida a pruebas microbiológicas regulares. Si tienes dudas sobre la calidad microbiológica, utiliza sistemas de purificación o filtros para proteger tu salud.
  2. Desinfectantes: El agua que llega a tu hogar suele ser desinfectada con cloro o sistemas de desinfección. Corrobora que los niveles de cloro residual estén dentro de los límites establecidos. Los niveles de cloro excesivos pueden afectar el sabor y el olor del agua.
  3. Compuestos Inorgánicos: Monitorea la presencia de compuestos inorgánicos, como nitratos y nitritos, que pueden provenir de fuentes agrícolas o industriales. Asegúrate de que los niveles estén dentro de los límites permitidos por la NOM-201-SSA1-2015.
  4. Metales: Algunos metales inmersos en el agua como el plomo, arsénico y mercurio, pueden ser tóxicos. Considera realizar pruebas de laboratorio para determinar la presencia de estos metales. Si se detectan, busca gente profesional que brinde soluciones de tratamiento adecuadas.
  1. Propiedades Organolépticas:  Evalúa el sabor, el olor y el color del agua. El agua potable debe tener un sabor y olor neutros, así como una apariencia clara y transparente. Cualquier cambio en estas propiedades podría ser un indicio de contaminación.
  2. Propiedades Físicas: Considera las propiedades físicas del agua, como la turbidez y la conductividad. La turbidez se relaciona con la claridad del agua y debe ser baja. La conductividad se refiere a la capacidad del agua para conducir electricidad y puede indicar la presencia de minerales disueltos.

 

Conclusión

Seguir estos consejos prácticos y monitorear regularmente la calidad del agua es esencial para proteger la salud de tu familia.

Si tienes más inquietudes sobre la NOM-201-SSA1-2015, no dudes en contactar a las autoridades locales correspondientes, también puedes buscar la ayuda de expertos en el tratamiento del agua, o bien, revisar la norma que describe y regula la calidad de agua

Recuerda que el acceso al agua purificada es un derecho básico.

 

Cuida tu salud y la de tus seres queridos con la practicidad que representa Laboratorio ABM.

Buscar

Entradas Recientes

Mantén el control de la calidad del agua