Los efectos nocivos de los metales en el agua: Una guía para proteger tu salud

Compartir

Twitter
Facebook
LinkedIn

La disponibilidad de agua limpia y segura es fundamental para mantener la salud de las personas. Sin embargo, cuando el agua se contamina con metales pesados u otros elementos, puede plantear graves riesgos para la salud, y a su vez ocasionar impactos negativos en los cuerpos de agua.

En este artículo expondremos cuáles son los metales pesados en el agua, sus afectaciones, y qué estrategias implementar para proteger el bienestar de la población.

IMPACTO EN LA SALUD

1. Plomo (Pb): La exposición al plomo, especialmente en niños, puede causar daños cerebrales, retrasos en su desarrollo, problemas de conducta y daño renal.

2. Arsénico (As): La presencia de arsénico es capaz de aumentar el riesgo de cáncer, ocasionar trastornos en la piel, generar enfermedades cardiovasculares y dañar los sistemas nervioso e inmunológico.

3. Mercurio (Hg): La exposición al mercurio repercute en el sistema nervioso, causa problemas de desarrollo en niños no nacidos y afecta el sistema cardiovascular.

4. Cadmio (Cd): Según estudios, el cadmio se ha relacionado con enfermedades renales, problemas óseos y daño en los pulmones.

ESTRATEGIAS PARA PROTEGER TU BIENESTAR

1. Monitoreo y análisis: Realiza análisis regulares de agua para detectar metales pesados.

Para ello adéntrate en las técnicas de muestreo de agua más efectivas, mismas que te vendría bien complementarlas con los parámetros fundamentales que existen para medir la calidad del agua.

2. Tratamiento del agua: Implementa sistemas de tratamiento de agua adecuados para eliminar o reducir los metales pesados. Esto puede incluir filtración, precipitación química y adsorción.

Ten presente que en Laboratorio ABM contamos con servicios de análisis de agua especializados, además, nos adaptamos a las necesidades particulares de nuestros clientes.

3. Educación y concienciación: Crea campañas para concientizar a la comunidad respecto a los riesgos asociados con la contaminación del agua por metales pesados, la expansión urbana y su impacto en los cuerpos de agua, o acerca de cualquier otro problema que de igual manera es responsabilidad de todos contener; el propósito es promover prácticas de conservación.

4. Cumplimiento normativo: Asegúrate de que se cumplan todas las regulaciones legales de tu área geográfica.

En el caso particular de México, dentro de las Normas Oficiales Mexicanas más importantes se encuentran: La regulación de descarga de aguas residuales (NOM-002-ECOL-1996 y NOM-003-ECOL-1997), y la NOM-127-SSA1-2021, encargada de los límites permisibles de la calidad del agua para uso y consumo humano.

5. Desarrollo de fuentes de agua alternas: En áreas con contaminación crónica, explora fuentes de agua alternas, como la recolección de agua de lluvia o la desalinización.

Conclusión

La contaminación del agua por metales pesados es un grave desafío de salud pública. La protección del bienestar de la población implica un enfoque multifacético que incluye prevención, tratamiento, y educación.

Comunícate a las oficinas de Laboratorio ABM para orientarte más en relación a cómo lograr eliminar los efectos nocivos de los metales en el agua.

Llámanos 728-288-2653  O escríbenos 722-140-1251

¡Será un placer atenderte!

Buscar

Entradas Recientes

Mantén el control de la calidad del agua