Agua Potable vs Agua Purificada: Un análisis detallado de microbiología, metales y compuestos orgánicos e inorgánicos

Compartir

Twitter
Facebook
LinkedIn

La calidad del agua que consumimos y utilizamos en nuestras actividades diarias es de suma importancia para subsistir como seres vivos. Por ello, vale la pena aclarar hacia qué va orientado cada tipo de agua para consumo humano.

 A menudo, escuchamos sobre dos términos relacionados con el agua: «agua potable» y «agua purificada«. Aunque pueden parecer similares, existen diferencias cruciales entre ambas.

A continuación, diferenciaremos las características que ambas comparten:

MICROBIOLOGÍA

El aspecto microbiológico se refiere a la presencia de microorganismos, como bacterias, virus y protozoos, que pueden causar enfermedades. En el agua potable, los sistemas de tratamiento aseguran que estos microorganismos se reduzcan a niveles seguros para el consumo humano, siguiendo pautas de calidad del agua establecidas.

Por otro lado, el agua purificada se somete a un proceso más riguroso que elimina virtualmente todos los microorganismos, lo que la hace especialmente segura para bebés, personas mayores e individuos con sistemas inmunológicos comprometidos.

Profundiza aquí 👉🏻 para conocer todo sobre los parámetros clave en el análisis microbiológico del agua.

COMPUESTOS INORGÁNICOS

Los compuestos inorgánicos en el agua potable pueden incluir minerales y metales como calcio, magnesio y hierro. Tales minerales son capaces de aportar beneficios para la salud y dar sabor al agua. Sin embargo, en exceso, causan problemas de sabor y/o dejan residuos en tuberías y electrodomésticos, provocados comúnmente por la dureza del agua, es decir, la concentración de altos niveles de minerales disueltos. Recuerda que los sistemas de tratamiento de agua blanda son una solución útil y confiable para reducir estos efectos en el agua.

En el caso del agua purificada, estos minerales se eliminan para lograr una pureza excepcional. El resultado es un agua neutra en sabor y sin residuos.

¿Te interesaría instalar un sistema de agua blanda en tu casa o empresa? Contacta a Laboratorio ABM y hazlo posible: Teléfono 👉🏻 728-288-2653 WhatsApp 👉🏻 722-140-1251

COMPUESTOS ORGÁNICOS

Los compuestos orgánicos son sustancias químicas que contienen carbono y pueden incluir contaminantes orgánicos como pesticidas, herbicidas y productos químicos industriales. Los sistemas de tratamiento de agua potable reducen estos contaminantes a niveles seguros, pero aun así pueden estar presentes en cantidades mínimas.

Por otro lado, el agua purificada se somete a procesos avanzados, como la ósmosis inversa y la destilación, para eliminar virtualmente todos los contaminantes orgánicos, brindando de esta manera una pureza excepcional.

METALES PESADOS

Los metales pesados, como el plomo, el mercurio y el arsénico, son tóxicos y pueden ser dañinos para la salud humana. El agua potable cumple con regulaciones estrictas para mantener los niveles de estos metales bajos y seguros, tal y como lo establece la Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-2021.

Por su parte, el agua purificada se somete a procesos específicos para garantizar que no contenga rastros detectables de metales pesados, lo que la hace ideal para situaciones en las que la pureza es de suma importancia.

CONCLUSIÓN

En resumen, tanto el agua potable como el agua purificada son seguras para el consumo. La elección entre ambas depende de tus necesidades y las de tu empresa.

El agua potable puede ser una excelente opción para el consumo diario, mientras que el agua purificada puede ser la elección preferida en situaciones que requieran una pureza total; lo más importante es entender las diferencias.

La calidad del agua es crucial para la salud, así que toma decisiones informadas para garantizar un suministro de agua seguro y saludable.

Buscar

Entradas Recientes

Mantén el control de la calidad del agua